Las chicas de Eneka

En otra vida compartimos micrófono y, durante años, estuvimos sentadas frente a frente compartiendo amistad y radio. Gracias Eneka Moreno por volver a juntarnos, esta vez ante las cámaras, y con unas compañeras de lujo que nos hemos convertido en «las chicas de Eneka» en el Magazine de la 8 en Burgos.

Parece que fue ayer, pero ha pasado casi un año y muchos jueves de tertulia. Eneka nos embarcó a todas en este viaje y a ella no se le puede decir que no. Personalmente porque siempre ha estado ahí y, profesionalmente, porque es un orgullo sumarse a cualquier proyecto que emprenda.  Su buen hacer es garantía de éxito pero, además, su forma de ser garantiza que vas a estar a gusto allá donde esté.

Así volvió a reunirnos a algunas antiguas amigas, como María Martínez (por quien no pasa el tiempo, siempre preparada) y Nuria Bravo (con quien recuerdo más de una entrevista, siempre dispuesta). Además,  me ha permitido conocer a otras dos grandes compañeras de viaje como Ana Redondo (profesional, decidida y con las ideas claras) y Miriam López (con la sensibilidad a flor de piel). Gracias a ellas cada tema abordado ha tenido distintos puntos de vista pero siempre desde el respeto y el buen rollo.

Ahora que termina la temporada, y a esta hora otro jueves estaríamos en manos de Mercedes (la genial maquilladora de la 8 que hace maravillas), publico estas palabras de agradecimiento para Eneka y todo el equipo de la 8 que ha hecho posible esta aventura.

Nos queda un vermouth pendiente y una promesa: ¡Contigo hasta el infinito y mas allá!.

 


Comentarios

Una respuesta a «Las chicas de Eneka»

  1. Avatar de Eneka Moreno
    Eneka Moreno

    Mar, mil gracias por tus palabras, suman un argumento más para valorar tu generosidad, esta vez y todas las anteriores. Me cuesta sentirme orgullosa de lo hago pero en esta ocasión reconozco que he estado muy acertada en el casting, y eso es lo único que hecho todo lo demás lo aportáis vosotras. Una de las mejores cosas de esta profesión es que te permite seguir aprendiendo siempre, como hice de ti en aquella otra vida. Espero continuar así mucho más tiempo, y una vez más recurro a Joaquim Sabina : “ ten a bien recibir de mi parte un abrazo de amigo, cuando estalle la guerra estaré en la trinchera contigo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *